你好 chic@s!

En primer lugar caeremos en lo evidente, el número de hablantes de este idioma está por encima de los mil millones, convirtiéndolo así en el más hablado del mundo, por supuesto estamos refiriéndonos al mandarín. Por lo tanto conocer este idioma nos permite abarcar un espacio mucho más amplio en lo que a comunicación se refiere.

► Para viajar

Os diré por experiencia, que ir a China conociendo esta lengua es muchísimo más interesante que llegar sabiendo sólo inglés.

En primer lugar el nivel de inglés, sobre todo si sales de las ciudades más grandes como Beijing o Shanghai, es bastante bajo o prácticamente nulo. Incluso en las grandes ciudades, si vas a las zonas o restaurantes locales, saliendo un poco de lo que es la aglomeración turística, también te será difícil encontrar gente que hable inglés.

También os parecerá que la mayoría de los dependientes chinos parecen un poco antipáticos, pero esto cambia drásticamente después de dirigirles un puñado de palabras en su idioma.

► Para retar tu capacidad

Otra gran razón para aprender este idioma, es el reto que supone aprenderlo, y la gran satisfacción que sentirás cuando empieces a comunicarte mínimamente mediante el mismo. Desde mi punto de vista, su dificultad, hace que sea uno de los más reconfortantes de aprender en cuanto puedes empezar a usarlo.

Pienso también que en el momento que se empieza a profundizar un poco en el idioma, se rompe el taboo de que es imposible de aprender. Si también es verdad que la dificultad más grande radica en la memorización de los caracteres a la hora de leer y escribir, incluso a veces de interpretar, os puedo decir que es un idioma en el que no existe plural, género, en el que los tiempos verbales son menos complicados que en el español, inglés o francés, dado que no hay declinaciones. Lo único que es importante para poder dominar los ideogramas, es la constancia, que con 15 minutos al día de repaso de caracteres se puede conseguir un nivel bastante alto en mucho menos tiempo de lo que pensáis.

A pesar de esto, aunque no imposible, no podemos dudar en que no es tan sencillo de aprender, como pueda ser el inglés, para nosotros los occidentales, que además hemos tenido clases obligatorias en el cole desde bien pequeños. Ahora bien, esto hace que aprender chino, como antes mencioné, sea todo un reto a superar, ¿qué interesante sería si fuese muy fácil? Esto además convierte a el idioma en un estímulo realmente alto para tu mente.

► Para los negocios

Otro gran motivo, sin duda sería la posibilidad de tener negocios con China. Es sabido por todo el mundo que el Gigante Asiático es una gran potencia mundial económica y que además sigue en crecimiento. En este momento China está estrechando sus lazos con los países de Sudamérica, y dado que nosotros ya tenemos la ventaja de conocer el español como nuestra lengua madre, esto nos abre muchas puertas a la hora de buscar trabajo o emprender en este país.

► Te lo tomarás como un juego

Una vez empiezas a estudiar el chino y sus mágicos caracteres, empiezas a profundizar un poco en el origen de los mismos, realmente os empujo a ver un par de las fichas que tenemos colgadas sobre el origen de los caracteres en nuestro Facebook, y veréis como muy pronto os empezaréis a encandilar y a buscar cada vez más. Al fin y al cabo esta escritura es un arte convertida en idioma.

Todo esto, una vez que aprendáis un poco el idioma, os empujará a interesaros cada vez más por la cultura China, y por el país en sí.

El tamaño de este país es tan desbordante que parece un continente, en el que podéis encontrar prácticamente todos los climas que existen en el planeta, todo esto hace que haya millones de sitios que visitar y que cada provincia se convierta casi en un país diferente, tanto en costumbres como en paisaje.

No olvidéis probar la gastronomía de cualquier lugar al que vayáis, es tan diferente de un lugar a otro, que probar todos los platos parece imposible a lo largo de una vida completa.

Con esto me despido, espero que al menos haya servido para que comencéis un poco vuestra aventura en este idioma tan bonito, porque una vez que empiezas, ya no puedes parar.

再见 chic@s!

 

Víctor Sánchez

“Director Long Wen escuela de chino”