你好 chic@s!

Hoy vamos a tratar un tema que ha sido nuestra preocupación principal desde que comenzamos nuestro viaje en la enseñanza de chino.

¿Por qué se puede realizar el nivel inicial oficial de este idioma sin haber estudiado los caracteres? ¿Por qué en muchos libros se utiliza el Pinyin como apoyo? ¿Por qué muchos profesores también eligen evitar enseñar los caracteres a sus alumnos? La respuesta se puede dar con una sola palabra: dificultad. Se cree que enseñar los caracteres chinos, sobre todo a los alumnos jóvenes, es difícil y tedioso. Seguramente habrás escuchado alguna vez frases como “el chino es imposible”, “el chino es muy difícil, ¿no?” o “¿Cómo puedes leer eso? Me parecen todos iguales.”

► ¿Es realmente el chino un idioma complicado de aprender?

La respuesta es sí y no. Podemos contestar que sí es difícil cuando pensamos que, como cualquier otro idioma en el mundo,  el chino tiene su propia complejidad, que se muestra en mayor grado en la escritura y la entonación. Para dominar a la perfección estas dos habilidades, el tiempo y el esfuerzo son imprescindibles. Mientras tanto, la respuesta también es, con firmeza, un No. Por un lado, el chino es un idioma en el que no existe género y número, o en el que los tiempos verbales son menos complicados que en el español, inglés o francés, dado que no existen conjugaciones. Además, ahora vivimos en un mundo en el que casi todos los trabajos intelectuales se pueden realizar a través del ordenador, por lo que dominar su “handwriting”, la escritura a mano, deja de ser imprescindible para un alumno que no tenga la aspiración de ser profesor de este idioma. Tu capacidad lingüística en este idioma se resume en si puedes reconocer los caracteres y ser capaz de trabajar con ellos a través de un dispositivo digital. De este modo, sean como fueren las característica de sus pictogramas, la memorización del vocabulario en chino, definitivamente, no requiere que se le dedique una constancia más especial que a otro idioma, sobre todo cuando hay una metodología sistemática como apoyo.

► Nuestra metodología en Long Wen para la enseñanza de caracteres

Hablando de la metodología sobre la enseñanza de caracteres en el mundo, en general se divide en cuatro corrientes: “no reconocer ni escribir”, “reconocer y escribir al mismo tiempo”, “solo reconocer, pero nada de escritura” y por último “reconocer mucho y escribir poco”. Entre ellas, la segunda corriente es la más aplicada en la enseñanza de adultos, o en la enseñanza del modo tradicional a los alumnos chinos tanto dentro como fuera de China. En el campo de la enseñanza de chino como segunda lengua, la metodología varía entre la primera, la tercera y la cuarta corriente dependiendo del país. Según nuestra observación, tanto los profesores freelance que trabajan de forma independiente como numerosos centros educativos españoles donde se ofrecen cursos de chino, eligen la primera corriente, es decir, solo enseñan el pinyin a los alumnos jóvenes, o como mucho ofrecen una o dos clases de la caligrafía china con pinceles por año, como parte de sus actividades culturales. Por otro lado, también es cierto que existen algunos centros que pretenden enseñar caracteres a los alumnos jóvenes desde el principio, pero muchos de sus alumnos no terminan de adquirir la capacidad de leer sin el apoyo de pinyin. El motivo principal de este fracaso es que no tienen una metodología sistemática que facilite la dominación de caracteres. Basándose en estas reflexiones, la serie de libros Diverchino se crearon hace 2 años, con el fin de ayudar a nuestros alumnos jóvenes a superar su estudio de A1 a B1 de forma continua y fluida. Esta serie de libros está conformada por tres niveles para niños: nivel inicial (85 palabras, alrededor de 50 caracteres), nivel intermedio (180 palabras, alrededor de 130 caracteres) y nivel avanzado (300 palabras, alrededor de 200 caracteres). Al terminar el nivel avanzado, los alumnos jóvenes pueden empezar su estudio de HSK 3, que se imparte exclusivamente con caracteres, sin ninguna dificultad. Sin embargo, con el experimento didáctico y práctico en las aulas, Diverchino nunca ha dejado de evolucionar, y ha encontrado un camino que satisface tanto la necesidad como la realidad de los alumnos jóvenes hispanohablantes. De esta manera, el nuevo Diverchino deja de ser meramente una serie de libros, convirtiéndose así en una metodología sistemática, que no pertenece a ninguna corriente metodológica mencionada arriba, sino que intenta crear una nueva corriente: escribir como el apoyo, reconocer como la meta y teclear como el resultado culminante. En esta metodología, la enseñanza del vocabulario en caracteres es una parte del contenido didáctico, esto se lleva a cabo bajo el lema “let the charactere’s study be enjoyable” y lo cual se muestra en los siguientes aspectos:

1. Estudia con flashcards

En Diverchino, cada nivel tiene sus propias flashcards. Entre numerosos juegos con flashcards que circulan en la enseñanza de idiomas, hemos seleccionado y creado 15 juegos en total que son los más idóneos para la enseñanza de caracteres y hemos formado a todos nuestros profesores para garantizar la aplicación correcta de estos juegos en sus diferentes aulas. Creemos que jugar es un arte, hacer a los alumnos divertirse y perderse con gusto en el estudio con juegos es el resultado de una selección ardua por parte del equipo de la Escuela.  No cualquier juego vale y todos los juegos aplicados en un aula de idioma deben encontrar el balance entre su objetivo pedagógico y el entretenimiento.

2. Estudia dibujando

Considerando las características de las costumbres del estudio de los alumnos jóvenes, Diverchino ha diseñado diferentes tipos de fichas de dibujo en sus tres niveles de estudio. Como es bien sabido, el secreto del estudio del vocabulario consiste en la repetición. Las diferentes fichas diseñadas en formato de “dibujar” hacen que esta repetición sea más novedosa y atractiva para nuestros alumnos.

3. Estudia con vídeos y juegos digitales

Para los alumnos jóvenes, ¿hay otra cosa más atractiva que dejarles jugar un ratito algunas actividades interactivas en clase? A los alumnos les encantan conectar online con sus compañeros de clase y competir entre ellos a través de juegos interactivos. Gracias a las numerosas plataformas educativas online, hemos podido empoderar nuestra metodología con estas herramientas. En este momento, en nuestro Diverchino versión online, ya hemos creado más de 200 diferentes juegos, que convierten el estudio tanto del vocabulario como de los puntos gramaticales en nuestra escuela en algo ameno y sencillo.

4. Estudia con lectura graduada

Desarrollar la capacidad de lectura de los alumnos es un trabajo común en cualquier idioma. Para desarrollar esta habilidad en chino, es importante que el texto que los alumnos leen no tenga el pinyin encima como apoyo, porque una vez una persona ve que ante él hay dos caminos, uno más sencillo que el otro, pero que ambos le pueden guiar para llegar al objetivo, en este caso comprender la frase, ¿cómo actúa un niño ante esta situación? ¡La respuesta es obvia!

Uno de los méritos más importantes de Diverchino, consiste en que hemos dedicado más de 3 años a la redacción de textos y ejercicios sin pinyin, en total alrededor de 45 cuentos o diálogos y más de 200 ejercicios clasificados por nivel. 

5. Estudia tecleando

Tal como hemos mencionado anteriormente, con Diverchino estamos intentado crear una nueva corriente para la enseñanza de caracteres chinos, en la cual el objetivo final es conseguir que nuestros alumnos puedan teclear y trabajar perfectamente en chino con un ordenador o cualquier otro dispositivo digital, lo cual exige a los alumnos dominar tanto el pinyin como los caracteres al mismo tiempo, de esta manera formamos la competencia real y necesaria para nuestros alumnos en cuanto al uso de este idioma.

 

Dra. Rui Liu

“Cofundadora y Jefa de estudios en Long Wen escuela de chino”